Atención integral reciben ciudadanos alojados temporalmente en la Escuela Estados Unidos

::: Las 22 personas albergados reciben cuidados médicos a diario por personal médico del Centro de Salud del barrio Los Dolores, que evalúan a cada uno de los albergados, con tomas de temperatura y escuchando sus padecimientos:::

 

Tegucigalpa. Una atención integral, desde charlas motivacionales, lectura de la palabra de Dios y cuidados médicos, reciben los 22 ciudadanos que están alojados en el albergue temporal, ubicado en la Escuela Estados Unidos, en el barrio Abajo de esta ciudad, de parte de los miembros de instituciones estatales que velan por ellos en este tiempo de emergencia.

El albergue es una acción que materializó la alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC) y que acondicionó la Secretaría de Estado en los Despachos de Gestión del Riesgo y Contingencias Nacionales (Copeco), que mantienen en operación junto a la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (IHADFA), las Secretarías de Salud, Derechos Humanos y Educación.

Este lugar de refugio se ideó con el objetivo de poder garantizar la protección a las personas de los sectores más vulnerables en la capital, por su condición de calle en que convivían antes de que se decretara la pandemia por el COVID19.

Un día dentro del albergue no es muy común para estas 22 personas, qué por su situación de calle, no estaban acostumbrados a mantener un encierro obligatorio para guardar su seguridad en lugar donde su salida es limitada.

Sin embargo, estas 22 personas (15 adultos y 7 niños), han encontrado un ambiente de amor, respeto, comprensión y sobre todo ayuda de las instituciones que velan para que su estadía sea lo más digna posible.

Diferente

Acostumbrados a no tener un techo para morar y una colcha que los cobije, han decidido mantener un estricto régimen disciplinario para convivir en este albergue, en el que se le suple desde su alojamiento, cama, alimentación, educación, hasta su reconocimiento como seres humanos con derechos y deberes.

Su día inicia cumpliendo con uno de sus deberes diarios como el aseo del centro educativo y de sus lugares de descanso; para luego realizar su aseo personal en los baños que se acondicionaron para su estadía, siempre bajo el cuidado y custodia del personal de la alcaldía capitalina, miembros de la Policía Municipal, Nacional y Militar, Casa Presidencial y IHADFA.

Tras cumplir con sus primeras obligaciones, cada uno de los albergados reciben los tres tiempos de alimentación que les proporciona Copeco.

Provecho

Este día, fue de mucho provecho para ellos, ya que personal del Dinaf con su experiencia en tratar con menores de edad, dedicó amplio tiempo para trabajar con los más pequeños con charlas y juegos pedagógicos.

Mientras que personal de la Secretaría de Salud, del Césamo del barrio Abajo, desde muy tempranas horas llegó para evaluar a cada uno de los albergados, con tomas de temperatura y escuchando las dolencias que algunos de ellos padecían.

Su prioridad es realizar el control de las cuatro mujeres que se encuentran embarazadas que, por su estado, requieren mayores cuidados y por esta razón, una de ellas fue trasladada por personal del DINAF a un hospital para un chequeo más riguroso.

Para suplir la falta de agua en el local, una cisterna de la AMDC descargó 2000 litros de agua en la cisterna, que, según los encargados del albergue temporal, es muy poca cantidad del líquido para mantenerse más de dos días.

Colaboración

Sin embargo, este grupo de hondureños se siente acuerpado por la población que no los ha dejado de lado, porque casi a diario, hoy no fue la excepción, llegan para donarles frutas, alimentos, postres, ropa y calzado, que se reparten entre ellos.

Por la tarde, se les proyectan películas y reciben la edificación con la palabra de Dios, que les imparten personas generosas y otras de cada una de las instituciones que están involucradas para que se mantengan con una estadía digna e integral.

 

Tegucigalpa, 18 de mayo de 2020

 

DIRECCIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL DE COPECO